AS

UT

ADOS

Ajhibald WUtenson:

RESEÑA HISTÓRICO DESCRIPLIVA

DE- LOS

SELLOS DE CORREO DE ESPAÑA,

EL JEFE DE NEGOCIADO DE SEGUNDA CLASE DE La ADMiNISTRACIÓN DEL CORREO CENTRAL

- ANTONIO FERNANDEZ DURO |

ILUSTRADA CON 1435 GRABADOS INTERCALADOS EN EL TEXTO

VADER TD - IMPRENTA CENTRAL Á CARGO DE VÍCTOR SAIZ

CALLE DE LA COLEGIATA, 0 8 JE"

RESEÑA HISTÓRICO-DESCRIPTIVA

DE LOS

SELLOS DE CORREO DE ESPAÑA.

RESEÑA HISTÓRICO-DESCRIPTIVA

DE LOS

SELLOS DE CORREO DE ESPAÑA

POR

EL JEFE DE NEGOCIADO DE SEGUNDA CLASE DE LA ADMINISTRACION DEL CORREO CENTRAL

ANTONIO FERNANDEZ DURO

ILUSTRADA CON 113 GRABADOS INTERCALADOS EN EL TEXTO

MADRID IMPRENTA CENTRAL Á CARGO DE VÍCTOR SAIZ

CALLE DE LA COLEGIATA, 6

1881

AUG 101985 *

MINISTERIO DE LA GOBERNACION. —Direccion general de Correos y Telégrafos. Correos. Personal. El Sr. Ministro de la Gobernacion me dice con esta fecha lo que sigue:

« Accediendo á la solicitud de D. Antonio Fernandez Duro, Jefe de Negociado de segunda clase de la Administracion del - Correo Central, y considerando de utilidad el libro titulado Reseña HISTÓRICO-DESCRIPTIVA DE LOS SELLOS DE CORREO DE EspPaÑa, Su Majestad el Rey (q. D. g.) se ha dignado autorizar la publicacion del referido libro, cuya compilacion ha hecho el mencionado fun- cionario. De Real órden lo digo á V. 1. para su conocimiento y el del interesado.»

De la propia Real órden comunicada por el referido Sr. Minis- tro lo traslado á V. para su conocimiento y efectos correspon- dientes.

Dios guarde á V. muchos años. Madrid 7 de Agosto de 1879.— El Director general, G. Cruzada. —Sr. D. Antonio Fernandez

Duro.

PRIMERA PARTE.

COMPRENDE :

SELLOS PARA EL REINO Y EXTRANJERO. TARJETAS POSTALES.

FRANQUICIA OFICIAL.

FRANQUICIA MILITAR.

FRANQUICIA OTORGADA Á PARTICULARES.

"TIMBRE DE PERIÓDICOS.

INTRODUCCION.

Aunque son ya muchos en España los aficionados á formar coleccion de sellos de Correo, ya con el mero propósito de reunirlos y compararlos, ya con el de estudiar en estos tan curiosos como diminutos documentos el órden progresivo de las comunicaciones internacionales, el adelanto parcial en las artes y el buen gusto, la rapidez de las postas y otros mil pormenores enlazados con la geografía, la administracion, el grabado, la estampacion, la fabricacion de papel y tintas, el ¿repado, engomado, decalcomanta, etc., etc., se carece hasta ahora del elemento principal para fijar sistemática y razona- damente la coleccion de los sellos españoles.

Los albums impresos en el extranjero, de que suelen valerse los aficiona- dos, no solamente son concisos é insuficientes en sus descripciones, sino que adolecen de errores en que fácilmente incurre el que ha tenido á la vista los sellos sin conocer las disposiciones oficiales á que deben su orígen.

Andan éstas dispersas, sin que algunas hayan tenido circulacion más que entre los empleados que habian de cumplirlas, siendo por lo mismo tan di- fícil reunirlas, que no es de extrañar que el Sr. J. B. Moens, tan compe- tente en estos estudios especiales, que lleva publicada la historia de los sellos de tantas naciones de Europa, no haya podido escribir la de nuestro país.

D. Francico Lopez Fabra dió á luz en la Revista de Correos, por los años de 1867 y 1868, unos artículos que llevaban por titulo Zos sellos para el franqueo de la correspondencia, y que constituyen el primer ensayo útil en la serie de publicaciones. Siguió por esta senda el Dr. Thebussem, insertando en la misma Revista la Legislacion philatelica en España desde 1849 ú fin de 1815 y el Catálogo de las disposiciones legales relativas cambio de sellos, Franqueo de correspondencia, etc., trabajos tan eruditos y apreciables, aunque incompletos, que merecieron la honra de ser traducidos al frances y al inglés.

Desde entónces este escritor, tan ilustrado, activo y competente como en-

tusiasta por conseguir el mejor servicio en el ramo de Correos en España, 1

ha publicado muchas cartas y artículos encaminados á este loable fin, ya en el periódico que se llamaba 27 Averiguador, ya en la citada Revista de Cor- reos, ya en la llustracion Española y Americana, y áun en diarios políticos, como 41 Diario de Cadiz, ya, en fin, en hojas sueltas y en opúsculos, como el intitulado Xpankla, el primero verdaderamente filatélico que ha aparecido en España, y los Apuntes para la redaccion de un catálogo phalatélico.

Algunos otros, muy pocos, se han atrevido 4 marchar por este áspero camino, mereciendo especial mencion los artículos descriptivos de sellos de Filipinas de D. F. García Mauriño y el de D. Aurelio Vazquez, Facsímale y noticia del sello de franqueo del ejército español en África en 1859, artículo que fué traducido al inglés; y baste decir, en prueba de las dificultades que ofrece la materia, que anunciado un periódico que se nombraba £l /ndica- dor de los sellos, no llegó á repartir más que el primer número.

Con estas noticias se explica el propósito que he formado de coleccionar las disposiciones que se refieren al uso y circulacion de los sellos de Correo, y la desconfianza con que emprendo la tarea. Trascribo integras todas las que he podido reunir; añado el Vacsímile de cada emision, con nota de todos los colores y precios; el número de las tiradas, los sobrantes despues de retirada cada una, y la indicacion de las que han sido falsificadas, sin pretension de presentar un trabajo acabado, pero con el deseo de que éste sea de utilidad á los coleccionistas.

Antonio FervaAnDez Duro.

RESEÑA HISTÓRICO-DESCRIPTIVA

DE LOS

-.

Nx

Año de 1843. PARTE LEGISLATIVA.

17 Agosto.—Orden del Gobierno provisio- nal para que se estudie el establecimiento del franqueo prévio.

Ministerio de la Gobernacion de la Penín- sula.—Deseando el Gobierno provisional evi- tar los inconvenientes graves á que está su- jeta la contabilidad del ramo de Correos, conciliando sus mayores rendimientos con la centralizacion de los fondos del Estado y el mejor servicio público, ha venido en resol- ver que V. E., mirando como objeto prefe- rente de su nuevo cargo el establecimiento del franqueo prévio adoptado modernamente en algunos países de la culta Europa, pro- ponga con la brevedad posible el criterio más adecuado, oyendo á los peritos en la materia, consultando los trabajos hechos y teniendo presentes estas bases:

1.* Que el ramo de Correos quede con el sólo cargo de dará la correspondencia la más rápida, segura y acertada direccion, ocupándose en mejorar las líneas principa- les, el enlace de las trasversales y cuanto conduzca al mejor despacho de la correspon- dencia.

2.* Quelos sobres sellados se reduzcan al menor número de clases que sea compa- tible, expendiéndose por las dependencias de Hacienda, y facilitándose al público en todos los puntos habitados.

Lo prevengo á Y. £. de órden del mismo

SELLOS DE CORREOS DE ESPAÑA

Gobierno para su más exacto cumplimiento.

Dios guarde á V. E. muchos años. Madrid 17 de Agosto de 4843.—Caballero.—Sr. Di- rector general de Correos (1).

SELLOS DE CORREO.— SERVICIO PÚBLICO.

Año de 1849.

PARTE LEGISLATIVA.

24 Octubre.—Real decreto estableciendo sellos de Correo para el franqueo y certificado de la correspondencia.

Ministerio de la Gobernacion del Reino.— Exposicion á S. M. la Reina.—Señora: El mé- todo para franquear las cartas inventado en Inglaterra, y recientemente introducido en Francia, ha sido ya juzgado por la opinion pública en España, y es muy general el de- seo de verlo adoptado entre nosotros. El momento en que esto debe verificarse ha lle- gado, como llega siempre el de las innova- ciones cuando hay que satisfacer á la opinion pública, ya para rectificarla con el desenga- ño, ya para darle consistencia.

Muy léjos de el temor de que el método de franquear las cartas por medio de sellos puede ofrecer graves inconvenientes en Es- paña. Abrigo, por el contrario, la íntima con-

(1) Aun cuando esta disposicion no llegó á con- vertirse en hecho práctico, debemos recordar y elogiar el interes y buen deseo del Ministro que la firma, en pro de los adelantos y reformas postales de la Península,

4 SELLOS DE CORREO.

viccion de que será el fundamento de una gran reforma en el importante ramo de Cor- reos; y aconsejaria desde luego á V. M. la adopcion del franqueo forzoso, sistema que considero el más justo y conveniente entre todos los conocidos para el curso de la cor- respondencia, sila prudencia y la prevision no prescribiesen hacer primero un ensayo que pueda irse extendiendo paulatinamente, ántes que exponerse á la necesidad de retro- ceder á impulsos de obstáculos no reconoci- dos de antemano. Separar absolutamente la administracion del ramo de Correos de la re- caudacion y contabilidad de sus productos, es un paso demasiado avanzado para darlo impunemente sin preparacion y sin ensayo.

Aun en este ensayo ofrecerá sin duda no pocas dificultades, consecuencia precisa de una invencion que afecta á las clases todas de la sociedad, y que pugna con hábitos en- vejecidos y profundamente arraigados. El Gobierno los vencerá, porque siempre los vence un Gobierno cuando con voluntad fir- me y decidida marcha por el camino de las reformas útiles y provechosas.

El franqueo por medio de sellos, volunta- rio, pero favorecido de tal manera, que el aliciente de su menor precio lo haga hasta cierto punto forzoso, es el que se establece en el adjunto proyecto de decreto que tengo la honra de elevar á la alta consideracion de Y. M. Dejando intacta la tarifa para las cartas no franqueadas , se forma una mucho más baja para las que se franqueen; y este bene- ficio se concede en mayor escala á los perió- dicos y demas impresiones, como lo exige la proteccion que el Gobierno debe dispensar á la imprenta, y muy especialmente á la prensa periódica.

Habiendo de tocar á la tarifa de las cartas, no era posible prescindir de regularizar la de los certificados, ya para establecer en ellas el precio único que tan satisfactorios resul- tados ha producido en el porteo, ya para simplificar su curso embebiéndolo en un sólo precio el coste del porte y del de certificado, ya, por último, para adoptarlos al sistema de sellos á que se prestan fácilmente.

Tan radicales alteraciones en el servicio de la correspondencia no disminuirán los rendimientos de la renta de Correos, al paso

que simplificarán las. operaciones de un ramo en que todo debe ser celeridad y sencillez. El público ganará con la mayor baratura de las cartas y la mayor prontitud en recibirlas, y los empleados, exentos en una gran parte del cuidado de la recaudacion y de la conta- bilidad que hoy les abruma, podrán dedicar- se con más asiduidad y esmero á la direccion acertada de la correspondencia.

Madrid 24 de Octubre de 1849.—Señora.— A L. P. Y. R. de Y. M.—El Conde de San Luis.

REAL DECRETO .

En vista de las consideraciones que me ha expuesto el Ministro de la Gobernacion del Reino, de acuerdo con el parecer de mi Con» sejo de Ministros, vengo en decretar lo si- guiente:

Artículo 1.2 Para todos los efectos de las operaciones de Correos se dividirán las car-" tas en sencillas y dobles.

Se entenderá por carta sencilla la que en su peso no exceda de seis adarmes. Su consi= derarán como cartas dobles todas las demas.

Art. 2.” Asi las cartas sencillas como las dobles podrán dirigirse por el correo de tres modos: primero, sin franquear ni certificar; segundo, franqueadas; tercero, franqueadas y certificadas.

Art. 3.” Las cartas no franqueadas ni cer- lificadas continuarán cobrándose por la tarifa establecida en mi Real decreto de 12 de Agosto de 1845, á saber: las cartas sencillas,: un real de vellon; las dobles, que pesen hasta ocho adarmes inclusive, diez cuartos; de ocho adarmes á doce inclusive, quince. cuartos; de doce á diez y seis, Ó sea una onza, veinte cuartos; y así progresivamente, aumentándose cinco cuartos cada vez que. el peso exceda de una cuarta parte de onza.

Art. 4. Las cartas devengarán en el fran- queo, siendo sencillas, seis cuartos, y siendo: dobles, en la proporcion siguiente: las ques pesen hasta ocho adarmes inclusive, ocho cuartos; desde ocho adarmes á una onza, doce cuartos; desde una onza hasta onza y media, diez y ocho; de onza y media á dos onzas, veinticuatro; y así progresivamente, aumen-- tándose seis cuartos cada vez que el peso exceda de media onza.

RESEÑA HISTÓRICA. 5

“Art. 5.0 Las cartas certificadas serán siem- pre francas, y por el franqueo y certificado devenearán: las sencillas cinco reales, y las dobles diez, no excediendo de una onza; quince desde una onza á onza y media inclu- sive; veinte desde onza y media á dos onzas; veinticinco desde dos onzas á tres; y así pro- gresivamente, aumentándose cinco reales por cada vez que el peso exceda de una onza. Art. 6.” Las cartas que circulen dentro del casco de cada Administracion ó Caja de Correos pagarán lo mismo que queda esta- blecido por regla general.

Art. 7.2 Los diarios y demas periódicos se portearán para el franqueo segun su peso, á razon de cuarenta reales arroba, siempre que reunan las cuatro circunstancias si- guientes:

4.2 Que sean presentados en las Adminis- traciones de Correos directamente por las redacciones. ,

2,2 (ue estén cerrados con fajas.

3.2 Queen la faja esté impreso el título del periódico.

4.2% (Que no contenga signos ni otra cosa manuscrita más que el nombre del suscritor y el del pueblo en que éste reside.

Art. 8. Los impresos de cualquiera otra clase, excepto los libros, áun cuando se pu- bliquen periódicamente por entregas, se por- tearán tambien para el franqueo segun su peso, á razon de ciento ochenta reales arro- ba, siempre que reunan las cuatro circuns- tancias siguientes:

4.2 Que sean presentados en las Admi- nistraciones de Correos directamente por las empresas ó por los editores ó propietarios.

2.* (Que estén cerrados con fajas.

3.2 (Que en la faja esté impreso el nombre de la empresa, editor ó propietario.

4.2 (ue no contenga signos ni otra cosa manuscrita más que el nombre de la persona á quien vayan dirigidos y el del pueblo de su residencia.

Art. 9.? Los diarios y demas periódicos é impresos, excepto los libros que se presen- ten con fajas y sin contener signos ni otra cosa manuscrita más que el nombre de la persona á quien vayan dirigidos y el pueblo de la residencia de ésta, devengarán en el franqueo seis cuartos, no excediendo su peso

de una onza; doce hasta dos onzas, y así progresivamente, aumentándose seis cuar- tos por cada vez que el peso exceda de una onza.

Art. 10. Lo mismo devengarán en el fran- queo las muestras de géneros, de ningun valor, cerrados con fajas que permitan ase- gurarse de que no tienen escrito de mano más que los números de órden y las marcas.

Art. 14. Los periódicos y demas impre- sos, inclusos los libros y las muestras de gé- neros que no se franqueen, se portearán al precio de las cartas no franqueadas. Los libros devengarán en el franqueo igual precio que las cartas francas, y lo mismo los perió- dicos, impresos y muestras de géneros que no se hallen comprendidos en los artículos 140, 819, 9.2 y¿40:

Art. 12. En ningun caso se despacharán expediciones extraordinarias para conducir los impresos de que trata el art. 8. De estos, así como de los libros, sólo se admitirán las arrobas de peso que consientan los medios comunes y ordinarios de trasporte despues de cubierta la atencion de la corresponden- cia y de los periódicos.

Art. 13. El franqueo y el certificado de las cartas, así como el franqueo de los perió- dicos y demas impresos que no se portean al peso, lo harán los mismos interesados por medio de sellos en los términos que establez- ca una Instruccion especial.

Los sellos para el franqueo serán dos, uno de seis cuartos y otro de doce.

Tambien serán dos los sellos para el certi- ficado, uno de cinco reales y otro de diez.

Art. 14. El franqueo de periódicos y de- mas impresos que se porteen al peso, se ve- rificará por ahora en los mismos términos que hasta aquí.

Art. 15. Lo prevenido en las disposicio- nes anteriores comprende á las cartas, perió- dicos é impresos que, procedentes de la Península é islas Baleares, se distribuyan en aquella y éstas. Comprende asimismo á las cartas, periódicos é impresos que de la Pe- nínsula se dirijan á las islas Canarias, y vice- versa.

Art. 16. El Ministro de la Gobernacion del Reino me propondrá una tarifa para las cartas, que circulen dentro de las ¡islas Canarias, y

6 SELLOS DE CORREO.

otra para la correspondencia de Puerto-Rico, Cuba y Filipinas.

Miéntras así se verifica, las cartas certifi- cadas para la isla de Puerto-Rico, Cuba y Filipinas devengarán el doble de los certifi- cados que circulan en la Península, debiendo salisfacerse además el porte de ellas.

Art. 17. Respecto de las cartas extranje- ras se observará lo prevenido en los tratados con las demas Potencias.

Art. 18. Para el certificado de las cartas que, procedentes de España, se dirigen'á países extranjeros, habrá un sello del valor de seis reales.

En el franqueo de periódicos para el ex- tranjero se observará el método usado en la actualidad.

Art. 19. En lo sucesivo nadie estará obli- gado á recibir más cartas de las que se le di- rijan que las que designe ántes de abrirlas.

Art. 20. Las cartas, periódicos é impre- sos que no quieran recibir las personas á quienes vayan dirigidos, volverán á las Ad- ministraciones de que procedan.

Tambien volverán á las Administraciones de que procedan las cartas, periódicos é im- presos que por cualquier otra razon no se distribuyesen.

Art. 21. Cualquiera persona, corporacion, casa de comercio, establecimiento, etc., ten- drá derecho de estampar en el sobre de las cartas un timbre que indique quién las escri- be. Si las cartas así timbradas no se distri- buyesen por cualquier motivo, se devolverán á la persona que marque el timbre, la cual abonará el porte á precio de franqueo, á no ser que la carta hubiese sido franqueada préviamente, en cuyo caso nada tendrá que satisfacer.

Art. 22. Las cartas que sin estar timbra- das se devolviesen á las Administraciones de su procedencia, se entregarán á quien legíti- mamente las reclamare en el modo y forma establecidos en el artículo anterior.

Art. 23. Lasdisposiciones de este decreto empezarán á regir en 4. de Enero de 1850.

Dado en Palacio á 24 de Octubre de 4849. —Está rubricado de la Real mano.—El Mi- nistro de la Gobernacion del Reino, el Conde de San Luis.

1.* de Diciembre. —Real órden aprobando la Instruccion que se inserta para el franqueo y certificado de cartas, franqueo de periódicos é impresos y muestras de géneros.

S. M. la Reina ha tenido á bien aprobar la adjunta Instruccion para el franqueo y certi- ficado de cartas y para el franqueo de perió- dicos, libros y demas impresos, y de mues- tras de géneros, con arreglo al Real decreto de 24 de Octubre último: Aunque en este se dispone que las cartas que pesen más de seis adarmes y no excedan de ocho, devenguen en el franqueo ocho cuartos, es la voluntad de S. M. que hasta tanto que puedan impri- mirse sellos de dicho precio, devenguen seis cuartos las cartas francas hasta media onza inclusive.

De Real órden lo comunico á Y. S. para los efectos correspondientes. Dios guarde á V. $: muchos años. Madrid 4.” de Diciembre de 1849.—San Luis.—Sr. Director de Correos...

Instruccion para el franqueo y certificado de cartas y para el franqueo de periódicos, libros y demas impresos, y de muestras de géneros, con arreglo al Real decreto de 24 de Octubre

de 1849.

Desde 4.* de Enero de 1850, quedará abo- lido el actual método de franquear y certifi- car las cartas. El que desde dicho dia quiera franquear ó certificar una carta, deberá ha- cerlo por medio de sellos que se venderán uno á uno ó en el número que al comprador acomode, en todos los estancos del Reino y en los demas puntos que se designen. Las cartas que se franqueen para Italia serán las únicas exceptuadas de esta disposicion.

Los sellos son de papel, está en ellos es- tampado el busto de S. M. la Reina, y tienen goma por detras, á fin de que para pegarlos baste mojarlos. 3

CORRESPONDENCIA DEL REINO. Cartas francas.

El que quiera franquear una carta, no tiene que hacer más que pegar en el sobre de ella: uno ó más sellos, segun su peso, y echarla en el buzon. Si la carta no excede de media onza de peso, se le pegará un sello de seis

RESEÑA HISTORICA. 7

cuartos; si excede de media onza y no pasa de una, se le pegará un sello de doce cuartos ó dos de á seis; si excede de una onza y no pasa de onza y media, se le pegará un sello de doce cuartos y uno de seis, ó tres de á seis; si excede de onza y media, y no pasa de dos onzas, se le pegarán dos sellos de doce cuartos, ó bien un seilo de doce cuartos y dos de á seis, ó bien cuatro de á seis, y así progresivamente.

Por las cartas así francas nada abonarán por su parte las personas á quienes vayan di- rigidas; pero si el que las franquea no pusie- se en ella todos los sellos correspondientes á su peso, el que las reciba pagará tantos rea- les cuantos sellos de seis cuartos hubieren dejado de ponerse. Por ejemplo, para fran- quear una carta que pese más de onza y media y no exceda de dos onzas, se necesita ponerle dos sellos de á doce cuartos, ó bien uno de á doce y dos de á seis, ó bien cuatro de á seis. Si el que franquea sólo le pone un sello de seis cuartos, el que la recibe pagará tres reales; si sólo le pone uno de á doce euartos, ó bien dos de á seis, pagará dos reales; si le pone uno de doce y uno de seis, ó bien tres de á seis, pagará el que la reciba un real.

Cuando en una carta se pongan más sellos que los que segun su peso correspondan, no habrá lugar á reintegro de ninguna especie, ni podrá reclamarse el exceso.

En todas las Administraciones de Correos habrá un empleado destinado á contestar á los particulares que deseen saber el peso que tenga una carta y el número de sellos que se necesitan para franquearla. En las grandes poblaciones habrá además en los puntos con- venientes estafetas donde se faciliten las mis- mas noticias.

Los administradores de Correos, luégo que éntre en sus dependencias una carta franca, cuidarán de que se inutilicen el sello ó los sellos que tenga, estampando encima de ellos un timbre.

En el caso de que aparezca en alguna ad- ministracion una carta con sello que hubiese servido ya, el administrador no le dará curso.

Franqueo de periódicos, libros y demas impresos y muestras de géneros.

Los diarios y demás periódicos, así como los impresos de cualquier otra clase, excepto los libros que se presenten al franqueo por las redacciones ó por las empresas, editores ó propietarios y que reunan las circunstan- cias prescritas en los artículos 7.2 y 8.* del Real decreto de 24 de Octubre de 1849, se franquearán en el modo y forma que hasta aquí.

Para el franqueo de los periódicos, diarios y demás impresos no comprendidos en la disposicion anterior, y para el de los libros y muestras de géneros se observará el método de sellos.

Cartas certificadas.

El que quiera certificar una carta no tiene que hacer más que pegarle los sellos de cinco ó de diez reales que correspondan al peso que tenga; y en lugar de ponerla en el buzon como se hará con las francas, presentarla en la administracion de Correos para que se le entregue el recibo de ella. En la administra- cion no se admitirá sino en el caso de que la carta tenga todos los sellos correspondientes á su peso. Por ejemplo; para certificar una carta que pese una onza, es necesario po- nerle un sello de diez reales ó dos de á cinco. Si sólo se le pone uno de á cinco no podrá admitirse en la Administracion.

Los sellos del certificado se inutilizarán en las administraciones de Correos en los mis- mos términos que los del franco.

El que reciba una carta certificada del mo- do que queda dicho, nada tendrá que satisfa- cer por su porte, á no ser que proceda de las Islas Filipinas y no venga franqueada.

Cuando se echen por el buzon cartas que tengan sellos de certificado, se considerarán como si lo tuvieran de franco, y el que las reciba pagará la diferencia de ménos si la hubiere. Por ejemplo: el franqueo de una carta de cuatro cuartos importa cuarenta y ocho cuartos. Si aparece en el buzon una carta de este peso con un sello de cinco reales, el que la reciba pagará un real.

Cuando el sello del certificado valga más que el importe del franqueo, no habrá lugar

8 SELLOS DE CORREO.

á reintegro de ninguna especie ni podrá re- clamarse el exceso.

Timbres.

Cualquier persona, corporacion, casa de comercio, establecimiento, etc., tendrá de- recho á estampar en el sobre de las cartas un timbre que indique quién las escribe. Este timbre deberá colocarse en el reverso de la carta, encima de la oblea, ó bien sobre lacre.

CORRESPONDENCIA EXTRANJERA.

, Cartas francas.

De las cartas que se dirigen al extranjero, sólo deben franquearse las que van á Italia. Las demas, ni pueden ni deben franquearse.

El franqueo de las cartas para Italia es for- zoso, por manera que no se da direccion á las cartas que no se franquean.

El franqueo de las cartas para Italia se hará por el método actual. En consecuencia, los interesados deberán presentarse en la admi- nistracion de Correos á satisfacer en metálico su importe.

Diarios, Gacetas, periódicos, prospectos, ca- tálogos, anuncios y avisos impresos y litogra- fiados.

El franqueo de los que se dirigen al extran-

jero se verificará por el método actual, esto es, pagando en metálico en la Administracion de Correos su importe.

Cartas certificadas.

De las cartas que se dirigen al extranjero, sólo pueden certificarse las que van á Fran- cia y Bélgica; el modo de certificarlas es po- nerle los sellos correspondientes á su peso y presentarlas en la administracion de Correos para recoger el recibo, lo mismo que queda establecido respecto de las cartas certifica- das del reino.

Una carta de cuatro adarmes inclusive ó ménos, para Francia, requiere un- sello de seis reales; una que exceda de cuatro adar- mes y no pase de ocho, dos; una que exceda de ocho y no pase de doce, tres; y así pro- gresivamente.

Una carta de cuatro adarmes inclusive ó ménos, para Bélgica, requiere dos sellos de á seis reales; una que exceda de cuatro adar- mes y no pase de ocho, cuatro; una que ex- ceda de ocho y no pase de doce, seis; y así progresivamente.

Por las cartas certificadas que se reciban de Francia y Bélgica hay que satisfacer su porte.

Madrid 4.” de Diciembre de 1849.—San Luis.

Modelos para que se vea el sitio en que han de pegarse los sellos, asi para franquear, como para certificar las cartas.

CARTA FRANCA DE PESO DE MEDIA ONZA.

de

6 cuartos.

Á D. Pedro Gomez.

RESEÑA HISTÓRICA. 9

CARTA FRANCA DE PESO DE DOS ONZAS.

de de

12 cuartos. 6 cuartos.

Á D. Pedro Gomez.

de

6 cuartos.

Ávila.

ADVERTENCIAS.

Debe cuidarse mucho de mojar bien la goma para que el sello no pueda despegarse. Cuando en la parte de arriba de la carta no quepan todos los sellos, se colocarán en cual-

. quier sitio del sobre.

Para franquear pliegos de mucho peso podrán usarse sellos de certificado, con el objeto de que no sea necesario poner un número de ellos tan crecido.

o

Tarifa para el porteo de los libros que no se remitan por entregas en el Reino.

TARIFA DE CORREOS.

Correspondencia del Reino. ; Libros no francos.

Aun cuando se publiquen por entregas y se presenten con fajas, pagarán lo mismo que las cartas no francas de igual peso.

Libros francos.

Pagarán lo mismo que las cartas francas de igual peso. .

Madrid 1.* de Diciembre de 1849.—El Di- rector, Juan de la Cruz Osés.

A, de Diciembre.—Real órden remitiendo la Instruccion que han de observar los Admi- mstradores de Correos para el más exacto cumplimiento del Real decreto de 94 de Octu- bre de 1849.

Ministerio de la Gobernacion del Reino.— -Correos.—Remito á V. S. de órden de S. M.

O

la Instruccion que han de observar los Ad- ministradores de Correos para el más exacto cumplimiento del Real decreto de 24 de Oc- tubre último, en que se establece la tarifa que ha de regir desde 1.” de Enero próximo en el franqueo y certificado de la correspon- dencia. Dios guarde á Y. S. muchos años. Madrid 1.* de Diciembre de 1849.—San Luis. —Sr. Director de Correos.

Instruccion que han de observar los Adminis-

tradores de Correos para el más exacto cum-

plimiento del Real decreto de 24 de Octubre de 1849.

Los Administradores de Correos, además de observar en la parte que á ellos incumbe la Instruccion que se da con esta fecha para conocimiento del público, cumplirán las dís- posiciones siguientes: ¿

CARTAS FRANCAS.

Los sellos del franqueo se inutilizarán en el momento en que entren en las Adminis- traciones de Correos, estampando encima de ellos el timbre de la fecha de entrada, sin perjuicio de estampar el mismo timbre en

2

10 SELLOS DE CORREO.

otro lugar del sobre, á fin de que pueda leerse fácilmente.

Cuando el Administrador remitente no in- utilizase algun sello, lo inutilizará el Admi- nistrador que reciba la carta, estampando encima de él el timbre de lau fecha de llega- da, sin perjuicio de estampar el mismo tim- bre en otro lugar del sobre.

En el momento en que en una Administra- ¿ion aparezca una carta con un sello que, por haber servido ya en otra, estuviese inutiliza- do, el Administrador la remitirá á la Direc- cion de Correos, por conducto en su caso de la Administracion principal.

Las carlas que aparezcan con alguno, pero no con todos los sellos correspondientes á su peso, serán porteadas á razon de un real por cada sello de seis cuartos que les falte. Este porteo lo hará el Administrador á cuya dependencia llegue la carta cuando no lo hu- hiese hecho el Administrador remitente, car- vándose su importe en la casilla correspon- diente de los estados cuartos y quintos de la intervencion recíproca.

Tanto los paquetes de cartas francas como los de las porteadas, los de periódicos y de- mas, no podrán tener mayores dimensiones que las de una tercia en cuadro de ancho y una cuarta de alto. Cuando algun pliego, carta, libro, impreso ó periódico tuviese ma- yores dimensiones, se pondrá siempre en paquete separado y solo.

Todas las cartas francas que tengan en se- llos el valor correspondiente á su peso, se pondrán en paquete separado. Las que len- yan alguno, pero no todos los sellos corres- pondientes á su peso, se incluirán en el pa- quete de cartas porteadas.

Los pleitos y causas de oficio y de pobres, de que trata el art. 14 del Real decreto de 3 de Diciembre de 1845, se portearán al precio de las cartas de igual peso no francas. Los Administradores de Correos exigirán siem- pre la certificacion prevenida en el art. 15 de dicho Real decreto para los efectos que en el mismo se expresan.

Queda vigente Lodo lo relativo á franqui- cia de autoridades, mientras olra cosa no se determine.

CARTAS CERTIFICADAS.

Los sellos del certificado se Inulilizarán en los mismos términos prescritos en los se- llos del franco.

Queda abolido el certificado de oficio.

Los avisos de libranzas del giro mútuo se pondrán en el paquete de certificados, com- prendiéndolos en la hoja de avisos de éstos.

Los sobres de los avisos de libranzas se encabezarán del modo siguiente: avisos de li- branzas.

GUÍAS Y REGISTROS DE LOS BUQUES.

Las guías y registros de los buques se franquearán por medio de sellos como las cartas, pero se presentarán al Administrador de Correos respectivo, el cual en el sobre, y bajo su firma, expresará el valor de los se- llos que tengan y si es el que corresponde á su peso. Los capitanes de puertos no permi- tirán la salida de Jos buques sin que los ca- pitanes de estos ó patrones les presenten las guías ó registros con la nota del Administra- dor de Correos en que exprese que aquellos tienen en sellos el valor correspondiente á su peso.

CORRESPONDENCIA EXTRANJERA.

El franqueo de periódicos é impresos para el extranjero continuará haciéndose como hasta aquí. *

El franqueo hasta la raya de las cartas di- rigidas á Jtalia se hará á mano.

Madrid 4. de Diciembre de 1849.—San Luis.

14 de Diciembre.—Real órden dando ins- trucciones para la administracion y contabili- dad de los sellos de franqueo y certificados.

Ministerio de la Gobernacion.—La Reina (Q. D. G.), en vista de las consideraciones expuestas por este Ministerio de acuerdo con el de Hacienda, ha tenido á bien mandar que para la administracion y contabilidad de los sellos con que, de conformidad á lo dispuesto en el Real decreto de 24 de Octubre último, ha de efectuarse el franqueo y certificado de las cartas, así como el franqueo de los perió

RESEÑA HISTÓRICA. 14

dicos y demas impresos y muestras de géne- ros porteados por el correo, se observen y cumplan las prevenciones siguientes:

a

Los sellos se elaborarán en la Fábrica na- cional del Sello bajo la dependencia y en los lérminos que designe la Direccion de la Con- tabilidad de este Ministerio, de acuerdo con la de Correos.

AS La Fábrica del Sello remitirá á la Direccion +de la Contabilidad un duplicado de la factura ó conocimiento de los sellos de las cartas que remese á las provincias, para que forme los cargos correspondientes. de La misma Fábrica rendirá á la Direccion de la Contabilidad cuenta mensual de los se- lios elaborados y de los distribuidos. . 42

La cuenta general de estos-efectos radica en la Intervencion de la expresada Direccion, y la respectiva á cada provincia en la Depo- sitaria del Gobierno politico, bajo la inter- vencion respectiva.

La distribucion de los sellos se efectuará por los Depositarios de los Gobiernos . políti- cos y por las Administraciones de Rentas de los partidos.

La expendicion ó venta se hará en todos los estancos del Reino y demas puntos que se designen.

e 5

En el mes de Mayo de cada año los Depo- sitarios expresados, por conducto del Jefe político de la provincia, harán á la Direccion de la Contabilidad el pedido de los sellos de todas clases que consideren necesario para el año siguiente. Sila Direccion lo hallase conforme, pondrá el dése para que por la Fá= brica del Sello se haga el envío correspon- diente con las formalidades que efectúa el de los demas documentos que tiene á su cui- dado.

Los sellos que resulten sobrantes en fin de cada año, se devolverán á la Fábrica nacio- nal para el mes de Abril del siguiente.

: LL

Los Depositarios proveerán, con la debida anticipacion, de los sellos referidos á los Ad- ministradores de Rentas de partido que haya

en la provincia, para que estos lo hagan á los estanqueros de sus respectivos distritos, lle- vándoles cuenta en los términos que se hace de los demas efectos estancados que tienen á su cargo.

Los estanqueros del casco y radio de la capital de la provincia, y los demas expen- dedores que pueda haber, se entenderán di- rectamente con el Depositario del Gobierno político para todos los objetos de la cuenta, cargos y datas de este servicio.

Los Administradores de Rentas de partido, mensualmente, cuando liquidan sus cuentas con la Administracion de Rentas estancadas y entregan los productos recaudados, harán lo propio con la Depositaría del Gobierno po- lítico respecto á los sellos de las cartas que tengan á su cuidado, proveyéndose á la vez de los que consideren necesarios. Lo mismo harán, pero por semanas, los estanqueros de la capital de la provincia y su radio y los de- mas expendedores.

Sid

Los Visitadores de Rentas harán extensi- vas á los sellos de las cartas que corran al cargo de los Administradores y estanqueros las atribuciones que para los efectos estan- cados les designa la Real órden de 27 de No- viembre de 4847 y demas instrucciones de Hacienda; entendiéndose y poniéndose en comunicacion directa al efecto con los Depo- sitarios de los Gobiernos políticos.

9

Por el trabajo y responsabilidad de la ex- pendicion de los sellos de las cartas, se sa- tisfará:

A los estanqueros que tengan papel sellado, documentos de giro y papel de multas, y disfruten sueldo fijo, el uno por ciento.

A los que expendan sólo papel sellado y documentos de giro, teniendo sueldo fijo, el dos por ciento.

A los que expendan papel sellado, docu- mentos de giro y papel de multas, y no dis-

Sruten sueldo fijo, el dos y medio por ciento.

A todos los demas que no tengan sueldo